Inicio

Foto de Ignacio Plaza Rodríguez

Ignacio Plaza Rodríguez

Ignacio Plaza Rodríguez, de cien años de edad, ha conseguido por méritos propios hacerse un lugar en el campo de las letras con la publicación de varios libros de narrativa histórica, poesía y novela. Ha sido en varias ocasiones noticia en diferentes medios de comunicación de carácter regional y nacional porque a sus noventa y cuatro años cursaba los estudios universitarios de Historia en la U.N.E.D. Una espinita que quiere sacarse, pues él ya fue universitario a los veinte años de edad, en tiempos de la Segunda República, cuando estalló la Guerra Civil.

Natural de Santo Tomé (Jaén), Ignacio Plaza estudió Bachillerato en Villacarrillo y Baeza, y Magisterio en Jaén en 1934. Fue presidente de la Federación Universitaria Escolar (F.U.E.), una organización de índole político y republicano. Siempre pensó que esa militancia le acarrearía problemas con la pax romana de la postguerra. Como maestro estuvo en el periodo de prácticas en Santo Tomé y Villanueva del Arzobispo. Con el primer concurso de traslado lo destinaron al Concejo de Tineo, parroquia de Cayeras en Asturias, donde permaneció dos años. Desde Asturias retorno a las tierras jiennenses de La Guardia, donde se preparó unas oposiciones que les estaban vetadas por su anterior filiación política: “Conseguí un certificado de buena conducta como maestro nacional y con él pude optar a presentarme a unas oposiciones para Jefe del Servicio Nacional de Productos Agrarios, o “del trigo”, el S.E.N.P.A., donde mi expediente era uno más” –recuerda.

Con ese cargo fue destinado a Extremadura, en la que conoció a la que sería su mujer, y fijó su hogar en el pueblo cacereño de ella, Aldeacentenera, cercana a Trujillo. Esta circunstancia le llevó a abandonar definitivamente las tierras jiennenses, aunque siempre ha llevado a su pueblo, Santo Tomé, en el corazón. Allí, entre otras actividades, puso en marcha una fábrica familiar de quesos artesanos de leche de cabra, CAPRIBOR, que ha obtenido diversos premios de ámbito nacional.

En 1951 publicó su primer libro de poesía, Oasis, pero fue a raíz de su jubilación cuando dio rienda suelta a su creatividad literaria. Tiene publicados además un libro de relatos, En carne viva, una novela, El abate loco, dos libros de carácter histórico, Un rincón entrañable de Extremadura y Santo Tomé en el recuerdo, pues la historia es otra de sus pasiones, y un libro de poesía, Caminando. En diciembre de 2015 vio la luz su nuevo libro de relatos, El emigrante, del que os anticipa algunos capítulos en esta página web.