Caminando (2010)

Portada del libro Caminando
Portada del libro Caminando

Retomando la senda En Carne Viva, un libro de poemas es la forma más íntima de manifestarnos. Y es como todo libro, una temeridad si no se tiene un medio de difusión para darlo a conocer.

Malo, bueno…, no lo sé; desde fuera nos conocen mejor. Quizá al ser como una isla sin más relación que algunas lecturas, alguno de los poemas corresponda a otras épocas. Mis primeros versos los escribí el año 1933, sin haber leído a Lorca ni a Miguel Hernández. Los profesores quedaron en Bécquer, Rubén Darío y Núñez de Arce.

Dedicatoria

Mi agradecimiento a don Juan Manuel Fuente, profesor de Lengua y Literatura, que me animó a reunir estos poemas y a publicarlos. Sin su consejo y orientación no se hubieran traducido en libro. A Guillermo Sánchez, que me trazó la portada, y a mi nieto Manuel, encargado de la contraportada. Y a mi esposa Gloria, a mis hijos y nietos, que siempre me animaron. Uno de ellos, en la quinta generación, lleva las iniciales I P, de la artera familiar: él será su heredero.

A ti, padre, que me enseñaste a distinguir el verde del trigo, de la cebada, de la avena y del centeno desde apenas asomar la hoja primera. Y ya un poco mayor, a sembrar a voleo los trigos en la besana.

A ti, madre, que si el poder me acompañase, ordenaría que tu nombre, Madre, siempre con letra mayúscula se escribiese. Y estar, si hay otra vida, donde tú hayas ido.

Y a Nacho, en la cuarta generación, por el sacrificio para con sus hermanos, al hacerse cargo de todos los trabajos de nuestro campo, desde nuestra jubilación hasta hoy.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.