Noche de amor

Noche de amor

Aquella noche supe -por primera vez, querida mía,-

que la cintura es hecha para pasar el brazo

el brazo y el abrazo del venturoso amado.

Que los pechos –palomas anhelantes-, tienen que estar ahí, nacidos a esa altura,

para posar la mano protectora.

Por qué el fruto prohibido, está en el centro y no del Paraíso.

Edén es hoy todo tu cuerpo sudoroso.

Vino hasta mí, como en sueños e imaginaciones,

la vergüenza de la primera pareja,

al verse desnudados, sorprendidos.

Y supe que la boca -brocalillo de oro- no está hecha tan solo para hablar;

si no para besar –fruta jugosa-; morder, sorber a la pareja.

Y también supe y resupe, que pomos son tus pechos aromados

y su canal dichosa; el socaire donde su paz, encuentran, mis manos entregadas.

Noche de amor
1 voto, 1.00 valoración media (51% score)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>